27 noviembre, 2006

Los pecados de la historia


La historia es el ejercicio del autorreconocimiento: rememora el guerrero sus batallas para tener conciencia de sus fuerzas; rememora el viajero sus pasos para calcular la ruta de futuros senderos; rememora el comerciante sus tratos para determinar ganancias y pérdidas. Este autorreconocimiento que implica la historia la enlaza con el "conócete a ti mismo" del viejo pensador, como consejo de afirmación de la identidad.
Pero la historia no es una y su ejercicio no es nada inocente. La práctica histórica ejercitada en el ámbito hispanoamericano ha mostrado dos dimensiones recurrentes en el discurso de la investigación cultural; una a la que llamaremos "Plana", que sigue la visión del marco epistemológico del cartesianismo-mecanicismo-estructuralista y que se configura sobre estas seis premisas:

a. La fragmentación. Que segmenta la totalidad del sistema histórico, haciendo ver sus distintas etapas como hechos aislados.
b. El eurocentrismo. Que explica el desarrollo de los procesos sociales iberoamericanos como simple reflejo de la cultura europea, utilizando además sin postura crítica las herramientas de la terminología historiográfica europea.
c. El criterio heroicista. Que muestra la visión histórica sólo como un hecho belicista, dirigido por "sobrenaturales" individuos sobre los que descansan el destino de toda una nación.
d. La marginación. Que obvia de la historia los sujetos, sucesos u obras que no encajan dentro del método de la historiografía o del gusto e intereses del historiador.
e. La linealidad. Que exhibe al sistema histórico como una suma de etapas que nacen y mueren en simple cadena, impidiendo la confluencia de diversas tendencias, mentalidades u opiniones en un mismo punto histórico.
f. La homogenización. Que percibe cada momento histórico como un todo homogéneo, dotado de una significación ideal y única.
g. el sexismo. Que oculta la presencia y significación de las mujeres en el devenir de los acontecimientos históricos y las relega a simples espectadoras.

1 comentario:

  1. ¿Acaso tengo que explicar que me encantó el termino "sexismo"?, es que como buena feminista necia que soy no podía deja de disfrutar leer esa categoría.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar