19 diciembre, 2006

Mi padre es un mago

Mi padre es un mago. No lo digo en sentido figurado para elogiar su capacidad de aguante en la crianza de tres hijos, sino que en realidad él es mago de pañuelos, naipes y conejos. De pequeño me asombraba aquel maletín para guardar herramientas que él había convertido en depósito de trucos. Para cualquier reunión familiar, mi padre siempre llevaba su maletín, del cual salían maravillas que dejaban boquiabiertos a todos: el truco de la moneda que aparece en la oreja de un niño, el de los aros soldados que logran desunirse, el de adivinar la carta escogida, el de la paloma que sale de un montón de pañuelos, el del cigarro encendido que desaparece en el puño… Truco tras truco, las fiestas terminaban con mi padre rodeado de niños gritándoles por un acto de magia más.
En casa no era distinto y la magia persistía. Recuerdo los sábados con mi padre al frente del televisor viendo al Mago Henry presentado por Amador Bendayán. Las explicaciones que me daba mi padre acerca de los trucos que observábamos siempre venían precedidas de una advertencia: “Un buen mago nunca revela sus trucos”.
Pero debo confesarles que por conocer el secreto, por saber de la existencia de la cuerdita, del espejo, del compartimiento secreto, de la carta marcada que permiten la ilusión, tuve irremediablemente que buscar otro tipo de magia, algo que me ofreciera de nuevo el asombro. Recurrí a los libros para buscar la magia perdida y conseguí en ellos trucos estupendos, algunos superiores a los que hacía mi padre: supe de naipes que eran soldados de una reina que vivía en un lugar mágico, conocí a unos soñadores que intentaron ir a la luna y lo lograron, me enteré de un hombre que al despertar se encontró convertido en un monstruoso insecto…
Quizás, a la final, estudié Letras porque mi padre es mago…

7 comentarios:

  1. Qué belleza de texto, Diego.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Rigoberto Godoy9:13 p.m.

    Seguro usted estudió Letras porque quería pertenecer a los come flores de humanidades allá en la liria!!!!!!. SALUDOS DESDE LAS CUMBRES ANDINAS!!!!!.
    Rigoberto.

    ResponderEliminar
  3. Como ves, desde Cumaná (la que no te gustó)sigo leyéndote. Un besote, muy buen texto... quizá huiste de la fama detrás de los libros!... eso de ser mago es muy comprometedor con el público... los libros son mejores.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Saparapanda! me encantó tu escrito. Yo tengo un amigo mago que es una maravilla. De hecho le pidió matrimonio a la esposa mediante un truco de magia: http://moniquisha.blogspot.com/2006/12/la-magia-del-mago-ii-parte.html

    Espero te guste, a mí me pareció una de las cosas más hermosas y tiernas que he visto.

    Slds

    Monique

    ResponderEliminar
  5. Gracias Monique por brindarme esa linda historia. La verdad es que el truco más difícil es mantener la magia del matrimonio por décadas. Creo que hasta Houdini se vería en aprietos con ese truco. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Lina Campo1:58 p.m.

    Hola.. Como estas Diego Roja. Veo. Jamas pense estar buscando algo en la wed y conseguir su nombre o mejor dicho una pag. Me gustaria que usted me diga ¿què es para usted saparapanda?

    ResponderEliminar
  7. Me encantó este texto y concuerdo con usted: No hay mejor y mayor magia que la que se encuentra en los libros, ésos que nos hacen vivir, a través de sus historia, una vida añorada que nunca fue. Saludos!

    ResponderEliminar