06 diciembre, 2006

¡¡¡La Tierra es plana!!!

Pudiera hacerse la historia de la ambición y la creatividad humanas elaborando una lista de temas aparecidos en la bibliografía universal. ¡Qué de luces nos ofrecería estudiar, por ejemplo, el pensamiento moderno de principios del siglo XX a través del “Ulises” de Joyce. O comprender el paso del feudalismo al capitalismo con la lectura del Quijote!
Si continuamos con este criterio, cómo podría entenderse la presencia en Caracas, en 1956, de un libro titulado “El universo al derecho”, de Jorge Crespo Vivas, y en el cual se intenta demostrar con cálculos, citas y otros argumentos que la Tierra es en realidad plana?
Oigamos al mismo Crespo Vivas resumir las 346 páginas de su libro publicado por la Imprenta Nacional, diciéndonos sin más señales el propósito del texto:

Nuestra sincera oposición al sistema astronómico establecido, el cual está fundado en un castillo de teorías inverosímiles y a la vez interminables, desde luego que cada astrónomo por llenar cuartillas o hacer más confuso e incomprensible el sistema establecido, presenta cuanta teoría le sugiere el pensamiento, ya de carácter alarmante o no, con sólo dar por sentado el movimiento de la Tierra y, por tanto, su redondez esférica. (…) una Tierra que, desde nuestras primeras miradas, pasos y acciones nos dice lo que es: plana e inmóvil. Mas al avanzar en edad y entrar en estudio y coger una naranja, nos convencemos una vez más y sin esfuerzo alguno, que no puede ser como ella, desde luego que aun difícilmente podemos conservarnos largo rato parados sobre una esfera, con el iten de que al descender de ella si no lo hacemos de un golpe, corremos con el peligro hasta de perder la vida, o por lo menos, el de salir muy mal parados. Esto, estando en pleno reposo; y si es en movimiento, más ligero comprendemos que nuestra Tierra no se mueve y ni es redonda, desde luego que claramente observamos que ni con la imaginación podemos colocarnos sobre ella”.

Quizás en nuestro continente, en la década de los 50, época de oro de las dictaduras latinoamericanas, el mundo se veía plano, uniforme, sin arriba ni abajo, sin diversidad. Un mundo “ancho y ajeno”...

5 comentarios:

  1. ¡chamo, este libro es incunable! ¡El monumento al fanatismo o la obcecación! ¿Qué habrá sido de este señor? ¿Será ahora asesor del ministro de cultura?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:56 a.m.

    Muy bueno diego he leido todos tus escritos te felicito. Dennis

    ResponderEliminar
  3. Es que es verdad, es verdad. Coño, la Tierra es plana. ¿En qué cabeza cabe lo contrario?

    ResponderEliminar
  4. Rigoberto Godoy5:09 p.m.

    Los literatos tienden una bendita manía a escribir de todo lo que se les ocurra, POR FAVOR NO SE METAN CON LA TIERRA!!!!!, es un grito que hago de los más profundo de la ciencia geográfica.
    Si es plana pues degenla plana NOJODA!!!!.

    ResponderEliminar
  5. He oído que ni es plana ni redonda, sino que es cóncava y en realidad vivimos dentro de la esfera. Como dijo un presocrático: "las cosas son como uno quiere que sean". Saludos.

    ResponderEliminar