18 diciembre, 2006

Inmolación...


Condeno a mis pies por no saber dirigirme
(por el polvo de las botas conoceréis al hombre).
Maldigo a mi lengua, tajo de nalga sin piel,
que se rebela a la razón repartiendo pedorretas.
Condeno a mis ojos que no ven más allá
de la apariencia.
Maldigo a mis oídos que ante a la ofensa
retraen al rostro.
Condeno a mi nariz que ante el olor de la mandarina
evoco tu presencia.
Maldigo a mi cabeza que de regazo
siempre ha sido huérfana.
Condeno a mis manos que, por las tuyas yertas,
pedirán súplicas algún día.
En fin, mil veces maldito mi cuerpo que sólo conoce
una forma de amar.
Porque amando se logra el nirvana.
Aristóteles, Rousseau, Linneo,
seres desorientados,
nunca comprendieron que el hombre es él y sus errores.

6 comentarios:

  1. "Maldigo a mi cabeza que de regazo
    siempre ha sido huérfana." Muy bien logrado y admiro la capacidad tuya de decir.

    ResponderEliminar
  2. Asunto Junguiano, entonces.

    (Nota: por cierto, esa fue la carta del tarot que sacó Adriana Azzi sobre si el gurú del socialismo del siglo XXI ganaría las elecciones)

    En fin.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:13 p.m.

    Muy bien Dieguito!!! Me gusta mucho tu voz. Tienes unas lindas imágenes y me recuerdan a un poeta muy querido.
    Supongo que conoces la simbología esotérica de esa carta... ¿por qué espera quien tiene la decisión en sus manos?. Vale decir que se sacrifica por gusto, sabe que las cosas dependen absolutamente de él, pero le teme tanto no decidir lo mejor que ha preferido esperar y estar lo más cómodo, incluso colgado de un pie. Me encantaría ver las cartas que acompañan al Colgado, podría decirte mucho jajajaja... tal vez el loco, el emperador o el hierofante (entonces tendría que dejar el poema a un lado y hacerte una consulta) jajajaja. Un besote.

    Porfa! no escribas tanto en estos días que no podré leerte y se me van acumular muchas visitas y lecturas.

    Ah!, el olor a mandarina es fresco y a mi gusto delicioso, además, me recuerda los eventos más lindos de mi infancia... me encantó el poema, pero en especial ese verso... sólo por afinidad

    Pásala muy bien Dieguito Lindo! Que Dios te dé toda la dicha y felicidad propia para seres hermosos como tú y que cumpla, te ayude, permita e interceda por ti para que logres todos tus deseos este año nuevo que es 7 o 9, según como lo quieras ver.

    Giraluna.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:15 p.m.

    Desincorpora este comentario.
    Se te fue una (a),eso creo... revisa.
    Besotes... te quiero mucho! Cuidate

    ResponderEliminar
  5. Benditos los errores que nos hacen hombres...

    Me gusta la cadencia, la fuerza de las imágenes, la sinceridad de la palabra; me gusta, sí.

    Saludos,

    OA

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:28 p.m.

    al contrario que todos esos exotéricos de pacotilla con sus comentarios aduladores (porque de jalabolas esta lleno este país) lo único que le cambiaría al poema es la imagen, a mi gusto le agregaría la cara de pendejo que puso el poeta aquel que invitaron a nuestra clase el día que pronunciastes esa frase "maldigo a mi lengua tajo de nalga sin piel".
    PD. Confieso que el poema ha mejorado del original.
    José luis

    ResponderEliminar