10 diciembre, 2006

La muerte de Pinochet

La noticia ha corrido de boca en boca, de blog en blog, de noticiero en noticiero: Augusto Pinochet, el dictador chileno, ha fallecido el día de hoy. A la mente se nos viene el movimiento popular de Salvador Allende y el posterior exterminio y exilio de gran cantidad de chilenos que aún hoy hacen vida en la diáspora latinoamericana.
Basta recordar, además, la larga lista de novelas de la dictadura en la cual se mostraba siempre el ambiente represivo como un espacio donde el silencio era la norma. Quizás por ello era necesario poner fin a la voz del cantautor chileno Víctor Jara, a quien recordamos también en este día para la reflexión:

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada,
ibas a encontarte con él.
Con él, con él, con él, con él.
Son cinco minutos.
La vida es eterna en cinco minutos.
Suena la sirena. De vuelta al trabajo
y tú caminando lo iluminas todo,
los cinco minutos te hacen florecer.
Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada
ibas a encontrarte con él.
Con él, con él, con él, con él.
Que partió a la sierra,
que nunca hizo daño. Que partió a la sierra,
y en cinco minutos quedó destrozado.
Suena la sirena,
de vuelta al trabajo
muchos no volvieron,
tampoco Manuel.
Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

3 comentarios:

  1. Yo soy chileno, hoy 10 estaba comprando en un Mall y vi esa noticia en vivo...Pinochet habia muerto, espere ver reacciones en los rostros de la gente....y nada, ninguno sabia lo sucedido, todos erraban sin saber lo que pasaba.

    Nada... si quieres existe en youtube fragmentos de un documental de victor jara. solo debes poner "victor jara" y saldran...es muy bello y tambien puedes ver la batalla de Chile.

    Se despide Delosocasos:
    delosocasos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Guillermo Pineda11:21 p.m.

    Es necesario NO OLVIDAR que Augusto Pinochet y el Libre Mercado nunca fueron amigos...

    Durante sus 17 años de dictadura, Augusto Pinochet llevó a cabo la única lucha anti-marxista de la década de los años 70 en Latinoamérica y por causa de esto y la Operación Cóndor miles de chilenos pasaron por las armas.

    Fue también durante su dictadora que los Chicago Boys, quienes recibieron este nombre por utilizar algunas y no todas de las políticas económicas de aquel académico de la Universidad de Chicago que falleció hace algunos días, iniciaron un programa de privatización y liberalización del mercado chileno.

    Hago notar, que he escrito sobre su dictadura y las políticas económicas que se realizaron durante su gobierno en párrafos anteriores. Algo que ha sido desastrosamente obviado por la izquierda latinoamericana que sabiamente junto las políticas económicas y la política.

    Durante años desde la caída del régimen pinochetista en 1990, la izquierda latinoamericana utilizó inteligentemente como una bandera de protesta el gobierno dictatorial de Augusto Pinochet para elucubrar una historia sangrienta sobre los supuestos efectos del capitalismo. Ellos, los izquierdistas, acusaron al capitalismo y a aquellos que defendemos el libre comercio y el capitalismo de ser los artífices creadores de las miles de muertes y desaparecidos durante el sangriento régimen de Pinochet.

    Augusto Pinochet no fue más que un déspota que creó una terrible opresión y supresión de opositores a su régimen con lo cual se mantuvo en el poder por más de 17 años. Gobernó desde el año 1973 como Jefe de la Junta Militar de Gobierno y fungió como Jefe Supremo de la Nación desde 1974 hasta el año 1990. Aunque en realidad, mantuvo su título de Comandante en Jefe del Ejército hasta el 10 de marzo de 1998.

    Durante 25 años Augusto Pinochet fue una de las más influyentes y poderosas figuras políticas del país Andino. Durante muchos años, Chile vivió en la obscuridad de la opresión de uno de los más valiosos derechos del individuo que es la Libertad de Expresión.

    Desde entonces, la izquierda fue sagaz y lo sigue siendo. Pues han logrado utilizar el caso de Chile bajo la dictadura pinochetista como aquella “manzana envenenada” para supuestamente demostrar que los aparentes éxitos económicos chilenos tuvieron como fuente de vida una atroz dictadura.

    Pinochet y cualesquiera otros dictadores como lo fueron Jean-Bédel Bocaza en la República Central Africana, Ferdinand Marcos en Filipinas y Baby Doc Duvalier en Haití están unidos porque la muerte de muchos opositores llevaron su firma. Sin embargo, ninguno de ellos incluyendo a Augusto Pinochet eran amigos de libre mercado y del capitalismo.

    Es un deber de todo aquel librepensador que defiende la libertad individual y los derechos del hombre enfatizar que las políticas económicas tomadas durante el gobierno de Pinochet y su tiránico gobierno son ambas grandes enemigas filosóficas. El libre mercado nunca vivió durante el régimen pinochetista, sino tan sólo fueron algunas reformas económicas de libre mercado. En ningún momento fue el libre mercado el artífice de su dictadura, ni la dictadura fue el artífice de las políticas de mercado de la economía chilena.

    Augusto Pinochet ha muerto, como han muerto muchos más importantes asesinos y enemigos de la Libertad. Su nombre recordará una historia de censura y opresión en la historia Latinoamericana pero nunca deberá recordar las reformas de mercado que se realizaron en Chile.

    La amenaza de la izquierda latinoamericana y los éxitos que estos han tenido para supuestamente comprobar la bestialidad del capitalismo deben parar con una lucha de las ideas que aún no ha sido ganada por la Academia del Libre Mercado.

    Es nuestra labor diaria demostrar y exclamar que el gobierno de Pinochet fue el claro ejemplo del Homo Homini Lupus en acción. Pero nunca, nunca fue el ejemplo de las políticas económicas de Libre Mercado.

    Digamos adiós y hasta nunca a un dictador férreo latinoamericano más. Digamos hola a la lucha que aún no hemos ganado por comprar a las masas que Pinochet y el Libre Mercado nunca fueron amigos.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante tu opinión Guillermo acerca de la defensa del libre mercado con el argumento de que Pinochet nunca propugnó exactamente sus postulados pues la represión no se viene muy bien con la libertad de comercio. Es, comom dices, una discusión que hay que dar en Latinoamérica para entender de una vez por todas hacia dónde es que gira el mundo. El detalle que observo en tu planteamiento es que separas la teoría de la práctica. Pareciera que anhelas una realidad donde se hubiera seguido sin "defectos" los lineamientos teóricos del libre mercado. En mi opinión eso es imposible. No encontrarás nunca eso, así como no encontrarás nunca un ejemplo de un país que haya seguido a pie juntillas las ideas izquierdistas. La experiencia es nuestra teoría...
    Gracias por la invitación, Delosocasos.

    ResponderEliminar