14 enero, 2007

Youtube o la incómoda libertad

Paseando por el ancho mar de los blogs he conseguido noticias que señalan algunos problemas legales que ha afrontado la compañía Youtube, recientemente comprada por Google. El primero de ellos se refiere a la demanda interpuesta por Daniela Cicarelli, modelo brasileña a quien un “paparazzi” grabó sus “actos amorosos” en una playa con su novio. El video fue difundido por Youtube y la decisión final de la justicia brasileña fue ordenar a la compañía a retirar el material, llegando al punto de prohibir el acceso de Youtube al país carioca. Hace poco otro caso similar ocurrió en la India, reseñado por la gente de Noticias 24, en el cual se reclama la “ofensa” hacia la figura de Gandhi por medio de un video en el cual se parodia la figura del extinto líder hindú relacionándolo con un "stripper". En ambos casos, el problema central está en las nuevas situaciones que plantea la Internet con la idea de responsabilidad, autoría, difusión, categorías que se han transformado con las nuevas tecnologías de información.
En Venezuela, en la primera Constitución de 1811, se previó la idea de responsabilidad de la autoría al considerar como delitos las ofensas, las injurias, la violación de la privacidad. Era un delito del autor, no del medio, si se irrespetaba la ética de la comunicación. En el caso de los anónimos o seudónimos, el director del medio debía conocer la identidad para estar prevenido ante una demanda; en caso de desconocerlo, el editor era el responsable y sería el demandado. Pero como sabemos, la descentralización de la figura del editor (todos los usuarios podemos serlo) y la potenciación del anonimato en las nuevas tecnologías han hecho de la Internet un medio que nos impele a discutir la nueva relación de los seres humanos con el ejercicio de su comunicación.
¿Qué opinan ustedes amigos blogueros? ¿Creen que deba eliminarse el anonimato de la Internet y que cada persona sea responsable de lo que dice?

Blogalaxia Tags: , ,
Technorati Tags: , ,

4 comentarios:

  1. Ya vendrán regulaciones... en países como China e Irán y hasta USA hay blogueros perseguidos.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que los anonimatos no son apropiados para este medio, pues son utilizados para fines no adecuados, como pueden ser los comentarios inmorales o denigrantes. O para colgar pornografía u otras cosas. Cualquiera puede tener un blog en el que el nombre del autor no se público. Pero el sitio que lo aloja, o el hosting que paga, o su dominio tienen su nombre para los casos legales que lo ameriten.
    Porque, no me parece que deba irse en contra del medio que publica, sino contra quien publica.
    Esperemos que la tecnología pueda llegar a permitir esa ausencia de anonimato.

    ResponderEliminar
  3. La libertad no es perfecta, y la parfección no es tan rigurosa para apegarse a un sentido único de exactitud. Lo que hoy consideramos perfecto, puede cambiar, superarse; pero, ¿qué tiene que ver lo que digo con el anonimato? El sentido abierto en el que nos desenvolvemos no hay posibilidad de restricción, aún admitiendo el comportamiento ético equivocado de alguna individualidad -inclusive en función colectiva-, el anónimo es útil y necesario. La respuesta ante los miedos no tiene como solución única la restricción.

    ResponderEliminar