03 enero, 2007

¿Cómo gozar un 69?

Judit G. Barcina "El pez que se muerde la cola". España. (S/F)


Hace poco encontré en el blog
Libreros del amigo Roger Michelena un post acerca de la ocurrencia de Marshall McLuhan de revisar los libros en la página 69. Si lo que encontraba en esa página era de su agrado, pues compraba el libro y punto, sin más reseña crítica que mediara por la elección. Era una técnica empleada por McLuhan para poder seleccionar “buena lectura” entre tantos libros que se publican al año. Quise aplicar la teoría del 69 en algunos libros tomados al azar de mi biblioteca para ver qué ocurría. Vean los resultados:

El libro de las mil noches y una noche (Anónimo)

En la 212 noche

Ella dijo:

…se había enterado de la misión encantadora que en adelante había de corresponder a todos sus órganos delicados.
Entonces, como se acercaba la hora en que los padres iban a entrar, Hayat-Alnefus dijo a Budur: “Hermana, ¿qué hay que decirle a mi madre, que me pedirá que le enseñe la sangre de mi virginidad?” Budur sonrió, y dijo: “¡La cosa es fácil!” Y fue a hurtadillas a coger un pollo y lo mató, y embadurnó con su sangre los muslos de la joven y las toallas, y le dijo: “¡No tienes más que enseñarles eso! Tal es la costumbre, que no permite investigaciones más hondas”. La joven le preguntó: “Pero hermana mía, ¿por qué no quieres quitármelo tú misma, por ejemplo, con el dedo?”.

-o-

Ifigenia (Teresa de la Parra)

-¡Ah! ¡de manera entonces que porque el vecindario sea muy distinguido yo voy también a vivir bajo la tutela de los vecinos!
-Pero ven acá, María Eugenia, hija mía, ven, reflexiona –intervino Abuelita con la misma voz persuasiva de la mañana-. ¡Clara tiene razón!... Considera lo que te dice: Un padre es algo muy grande, muy sagrado, que no se muere sino una sola vez en la vida. Debes tener sentimientos… necesitas educar tu corazón… ¿Qué puede esperarse de una mujer que sea incapaz de sacrificarse un poco, un poquito… solamente lo que se requiere en general para guardar con decoro el luto sacratísimo de un padre?...
-Pero qué tiene que ver el piano con mi corazón! ¡¡canastos!! ni que…
-¡No hables con interjecciones, María Eugenia, hija mía, es ya la tercera vez que te lo digo!... ¡Eso no es propio de una niña!... y además… aprovecho la ocasión para advertirte: mira, te pones así, al trasluz con esa bata japonesa que tienes ahora y te ves indecentísima: ¡estás completamente desnuda!... ¿Por qué has de andar sin fondo, María Eugenia?...

-o-

La Celestina (Fernando de Rojas)


-Celestina: (…) mal sosegadilla debes tener la punta de la barriga.
-Pármeno: ¡Como cola de alacrán!
-Celestina: Y aun peor, que la otra muerde sin hinchar, y la tuya hincha por nueve meses.
-Pármeno: ¡ji, ji, ji!


Gocen ustedes echándole un vistazo a la página 69 del libro que tengan a la mano y luego me cuentan lo que resulta…

Blogalaxia Tags: ,

4 comentarios:

  1. Anónimo3:44 p.m.

    Hay 69 más interesantes que los de las páginas de los libros, pero es una técnica que puede servirle a algunos. Respeto eso, pero los otros... ay de los otros...

    Girando Dieguito lindo!!!

    ResponderEliminar
  2. Casi como consultar un Oraculo...muy buena idea

    ResponderEliminar
  3. Excelente idea, la acabo de seguir en mi blog. Saludos.

    ResponderEliminar