23 enero, 2007

El Osama Bin Laden de mi liceo

¿Quién iba a saber que durante mis años de liceo me adelantaría a la época y conocería en carne propia el “terrorismo”, la guerra santa, la yihad y el Al-Qaeda en mis clases de matemática? Y no era asunto de sobres con ántrax o maletines bombas dejados en sitios públicos. Bastaba con que nuestro profesor, larguirucho y de barba, azotara en el aire el tomo del “Algebra” de Baldor para que el sudor y la angustia comenzaran a correr por nuestros enclenques cuerpos. Era inevitable el terror ante ese "Osama Bin Laden" de la academia. Esa imagen del árabe de grandes ojos, turbante desproporcionado y barba puyuda no hacía más que velar nuestras angustias ante una ecuación cuya incógnita estaba reacia al despeje.
Los minutos pasaban y el tedio ante la ecuación sin solución posible dejaba paso a la contemplación de la portada que adornaba el querido y odiado texto. Mi imaginación comenzaba a volar observando esas singulares edificaciones, la mezquita, la atalaya, la multitud postrada en el suelo en actitud de perpetua oración. Pasaban así las horas y seguía con el puño en la barbilla, contemplando la ciudad y visitando cada casa y asomándome en cada ventana en busca de una Sherezada…
Llegado el día siguiente, el profesor de matemática insistía desde su escritorio en repetir mi nombre para que pasara a resolver la ecuación en el pizarrón, mientras yo, desde mi pupitre, seguía el borde de las montañas que aparecen en la portada y oía a lo lejos un extraño sonido que a ratos me hacía despertar...

6 comentarios:

  1. Llegue a odiar a ese libro, y su millon de ejercicios nunca me gusto matemática!!
    Saludos... Primera vez que me paso por tu blog!

    *Amante de la Lluvia*

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, le recuerdo, terrorismo total y absoluto.. nos ponía los nervios de punta...
    hace poco escribí un post relacionado... me permito dejarte el enlace

    http://cosascotidianas.com/?p=200

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. qué detalle tan bueno.
    sí, esa portada es muy especial.
    y el profesor de mats, no era un talibán?

    Salud

    ResponderEliminar
  4. Creo que de alguna manera todos hemos pensado lo mismo teniendo el algebra en las manos, sí.

    Las matemáticas? Susto!!

    ResponderEliminar
  5. Por aquí enduve de visita en tu blog. Muy ameno este recuerdo terrorífico del Álgebra de Baldor. ¡Cuántas historias debemos a ese manual! Aunque si empato éste con el de arriba, también d evez en cuando generaba bostezos. Excelente nota. Saludos, Luis Barrera Linares

    ResponderEliminar
  6. Noooooooooo!!!!!!!!! Baldor! Al-Juarismi! eso lo tenía bien enterrado debajo del hipotálamo!
    esto me va a costar muchas horas de terapia! jajaja

    fuera de joda, recuerdo que me aprendía las biografías que salían por la ladilla que siempre le he tenido a las matemáticas

    ResponderEliminar