27 febrero, 2007

Una lección de Física


La clase comenzó a la hora señalada. Ni un minuto más ni uno menos. El profesor, flaco y de barbas, clausuró el silencio que aguardaba en los expectantes ojos de los estudiantes:

-La Física no es una “materia” que deben cursar porque se les quiere fregar la vida. La Física es como un lente con el cual pueden ver más allá de lo que les muestra el sentido común. La Física nos puede a ayudar a vivir…

Pasaban los minutos y crecía mi desconcierto pues creía que el profesor comenzaría a llenar de fórmulas el pizarrón y no a decirnos que en esa asignatura entenderíamos lo que pasa con nuestra vida. ¿Que la Física puede explicar nuestra existencia? Eso era imposible.

-Les pondré un ejemplo para que puedan entenderme mejor –continuó el profesor, ahora señalándome con su marcador. ¿Dime qué ocurre cuando una fuerza irresistible se topa con un objeto inamovible?

No se me ocurrió otra cosa que encogerme de hombros. El profesor, con el rostro en éxtasis, dijo como en forma de acertijo:

-Seguramente conoces el amor. Piensa un momento en la mujer que te gusta y encontrarás la respuesta a esa pregunta; así entenderás la relación entre la Física y la vida…

1 comentario:

  1. Bonitos sellos, y bonita anécdota sobre la física aplicada a la vida.

    Saludos,
    Ray

    ResponderEliminar