07 julio, 2007

Así está nuestro Orinoco

Estos días me dio por pensar en cosas distintas a las del fútbol y la política. Pensé, por ejemplo, en el majestuoso río Orinoco, río padre que delimita, junto al Caroní, a la industrial Ciudad Guayana. Ese río que recoge la mayor parte de las aguas de los llanos venezolanos y que hizo pensar a varios europeos de centurias pasadas que el paraíso estaba próximo, está hoy día a punto de convertirse en una gran cloaca.
No son exageraciones. Sólo basta ver algunas de las imágenes que tomó un grupo de profesores que desarrollan el Proyecto del Corredor Ribereño del Orinoco, de la Universidad Nacional Experimental de Guayana, en la cual se evidencian numerosas salidas de cloacas que vierten sus desperdicios al río, en el tramo que va de Ciudad Bolívar a Ciudad Guayana.
No esperemos a que desaparezca nuestro río, no nos lamentemos con los brazos cruzados y digamos, con Joan Manuel Serrat, "dejad de llorar, que nos han declarado la guerra".





5 comentarios:

  1. Terrible!! Valga la crítica y que se propague.

    Saludos,

    OA

    ResponderEliminar
  2. Victor M.1:55 p.m.

    Hola Diego. Soy un músico amante de las letras y de visita por tu espacio. Quiero felicitarte por este interesante blog y agradecerte la labor que haces publicando esas fotos. Yo estuve hace unos años en Puerto Ordaz y en un paseo en lancha decidí que no perdería la oportunidad de bañarme en los ríos Orinoco y Caroní...pagué mi inocencia con una ifección en la piel que me molestaba mas en la conciencia. De la misma manera pagué mis rebeldes baños en mi lago (el de Maracaibo) en mi infancia y es una realidad tan triste!! ...diria tambien el Maestro Serrat: "...que iba a imaginar yo, cuando escribí esos versos al mar, que a tan pocos años vista seríamos nosotros los que habríamos de ir a su entierro....y por consiguiente también al nuestro".

    Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Diego es muy lamentable lo que nos muestras... Sin embargo se te agradece la divulgación de las imagenes. Luego se jactan hablando de políticas sustentables, cómo podemos ser sustentables sino tenemos una conducta amigable hacia nuestro medio ambiente... Lo peor es que aún no han empezado a explotar las grandes reservas de crudo que hay en la faja... imagínate como va a quedar nuestro Orinoco!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la visita Consuelo, Ophir, Víctor y Moniqueen. La realidad es aún peor de lo que nos muestran esas fotos. En ellas sólo se muestran las salidas de las cloacas residenciales que caen directamente al río. Pero no cococemos aún lo que descargan las empresas básicas de Guayana. Por poner un ejemplo, algunas empresas poseen grandes lagunas de ácido cercanas a la orilla del río; cuando el río crece arrastra ese ácido y ya saben ustedes las consecuencias...
    Los periodistas deberían hacer más periodismo de investigación y mostrar los resortes ocultos de nuestra realidad.

    ResponderEliminar